Internacional 

parten de Londres los 23 diplomáticos rusos expulsados

Tres ómnibus blancos, con sus ventanillas esfumadas, partieron de la elegante embajada rusa en Londres. Eran las 11 menos cuarto de la mañana del martes y la operación “Tic tac“ ya estaba en marcha. En esta saga entre Rusia y Gran Bretaña por el intento de asesinato del doble espía Serguei Skripal y su hija Yulia, la mayor expulsión de diplomáticos rusos desde el fin de la Guerra Fría se inició.

Los 23 espías y diplomáticos rusos expulsados como represalia por Gran Bretaña, sus familias y sus hijos abandonaron Londres para partir hacia Moscú en un avión especial, desde la base aérea militar de Northolt, que habitualmente es utilizada por el ministerio de defensa británico y las fuerzas de seguridad.

Un vehículo de la diplomacia abandona la embajada rusa en Londres./ EFE

En un día helado, en la calle , fotógrafos, camarógrafos y periodistas esperaban el paso mientras el personal ruso que quedó en la mansión diplomática en Kensington Gardens, la calle más cara de Londres, los despedía. Algunos lloraban, otros abrazaban a los chicos antes de subir al ómnibus. Un helicóptero de noticias sobrevolaba el lugar y luego, acompañaba el convoy, que se dirigía hacia la base en tres ómnibus con patentes diplomáticas. Los chicos rusos observaban y se despedían detrás del vidrio ante un personal diplomático alineado y emocionado, encabezado por el embajador Alexander Yakovenko.

Los 23 espías y diplomáticos británicos expulsados junto al personal del British Council el sábado por Moscú tienen una semana para regresar a Gran Bretaña. El gobierno británico no ha anunciado que día llegan. Pero antes se esperan más represalias a Moscú.

El gobierno británico convocó el martes a la mañana al Consejo Nacional de Seguridad, que está presidido por la primera ministra Theresa May. Van a analizar las sanciones a adoptar y el consenso que han conseguido construir con los aliados de la Unión Europea, tras el encuentro de Cancilleres en Bruselas y ante la próxima cumbre del jueves .

Varios diplomáticos rusos y sus familiares abandonan la embajada rusa en Londres./ EFE

Varios diplomáticos rusos y sus familiares abandonan la embajada rusa en Londres./ EFE

El gabinete debe resolver sobre la aplicación de sanciones que afecten las billeteras de los oligarcas rusos pro Putin, que viven en Londres, tienen propiedades, fondos en la City y sus hijos en los colegios británicos.Para confiscar sus propiedades y bienes se necesitan en forma urgente legislación de emergencia antes de cualquier medida.

Uno de los temas analizados es un boicot conjunto al Mundial de fútbol, que podría dañar el ego de Vladimir Putin, arruinar su proyecto y la imagen de Rusia frente al mundo. La decisión final va a ser adoptada tras la cumbre de Bruselas el jueves, donde se medirán las lealtades británicas. Gran Bretaña sueña con que Alemania y Francia se unan a sus intenciones. No está segura esa posibilidad.

Cuando en el laboratorio de Porton Down los inspectores químicos internacionales analizan el Novichok, el gas nervioso utilizado en el ataque en Salisbury, el líder de la oposición laborista Jeremy Corbyn dijo que “Gran Bretaña debe entregar una muestra a Rusia” para demostrar qué clase de gas fue el utilizado en el ataque al doble espía, en una entrevista con Radio 4 BBC.

“Todos los dedos apuntan al involucramiento ruso en esto y obviamente la manufactura del material fue hecha originalmente por el estado ruso”, dijo Corbyn. ”Yo estoy diciendo claramente que el arma fue hecha en Rusia. Creo que Rusia debe ser considerada responsable pero debemos tener una absoluta y definitiva respuesta a la cuestión de dónde viene el agente nervioso. Yo pido que se le entregue una muestra a los rusos para que puedan decir categóricamente una cosa o la otra”, dijo Jeremy Corbyn este martes. Cree que debe esperar por evidencias antes que tomar más medidas contra Rusia.

Corbyn insistió en que si gana las elecciones, continuará sus relaciones con Moscú y se niega a responsabilizarla del ataque. ”Yo desafío a Rusia en derechos humanos y en todo lo se basa nuestra relación”, dijo.

Inmediatamente el diputado conservador y aspirante a líder de su partido, Jacob Rees Mogg dijo en otra entrevista radial en LBC que “el líder laborista es un peligro para la seguridad británica. Va a dejar nuestro país en riesgo porque es fundamentalmente peligroso para la seguridad de la nación” aseguró Rees Mogg.

Pero son los laboristas los más incómodos con la línea política de su líder y están buscando independizarse cada día de sus afirmaciones.

El canciller laborista de las finanzas en las sombras John McDonnell dijo que “el Laborismo está de acuerdo con la primera ministra Theresa May” de que “Rusia fue responsable del ataque” y describió el envenenamiento como una “ejecución de estado”.


FUENTE: http://www.clarin.com/mundo/ataque-serguei-skripal-parten-londres-23-diplomaticos-rusos-expulsados_0_BJlSDqRFM.html

Related posts

Leave a Comment

Ayudanos a crecer
Dandonos ME GUSTA nos ayudas a mejorar el sitio cada dia