Correr (o quedarnos en el sillón) cambiaría la forma del corazón

Según un estudio de Harvard, los ventrículos de las personas sedentarias son más cortos, similares a los del chimpancé.
Fuerte: Style Life

Related posts